Enseñamos a nuestr@s hijos a estudiar. Técnicas de estudio fáciles

Se acabaron las vacaciones…..Los niños han estado mucho tiempo sin la rutina del colegio, los deberes, sus actividades….

Volver al colegio tras las vacaciones no es fácil para muchos niños. En realidad, volver de las vacaciones, sea cual sea el momento del año, no es fácil para la mayoría de nosotros, ¿verdad?

Nuestros hij@s, pueden encontrarse entonces con problemas de estudio. sobre todos los que cambian de ciclos, de infantil a primaria, de primaria a la ESO…

Os plateamos unas técnicas de estudio que podéis poner en practica con ell@s para que este paso sea mas fácil para todos

Técnicas de estudio para niños

1. Un plan de tiempos

Quizá parezca una locura pero, muchas veces, las dificultades de los peques se basan en que ¡se dispersan demasiado fácilmente! Entonces, ¿qué te parece crear un plan de tiempos? Así, cada día el peque sabrá que de “tal a cual” hora debe hacer los deberes y después ¡es libre para jugar!

La idea no es que el niño se pase la tarde entera haciendo deberes sino que utilice el tiempo de manera eficaz. Media hora o una hora bien utilizadas valen más que toda una tarde sin concentrarse.

Para que tu hijo visualice la situación puedes hacer un plan en cartulina con las actividades de cada horario marcadas en él.

2. Realización de esquemas

¿El problema es que si bien el peque entiende lo que lee, luego no lo recuerda? Prueba ayudándolo a hacer esquemas, incluyendo dibujos en él. Esta manera de trabajar la información lo ayudará a memorizarla.

3. Utilización de subrayados

Subrayar lo más importante de un texto ayuda al peque a: pensar en lo que está haciendo, determinar qué es importante y que no y sin querer, lo ayuda a recordarlo. Recuerda enseñarle que se marca sólo lo más importante, un texto entero subrayado no sirve para estudiar.

4. Enseñarles reglas nemotécnicas

¿Y si buscamos una palabra graciosa para recordar una lección? Cuando yo estudiaba alemán, me enseñaron las declinaciones con una palabra nemotécnica y desde ese momento, no las he olvidado más.

5. Lectura en voz alta

Muchas veces, leer en voz alta ayuda al niño a concentrarse, sobre todo si lee delante de sus padres. Al concentrarse para leer correctamente, también absorbe mejor la información y la procesa ¡sin darse cuenta!

6. Preguntas y respuestas

Siéntate con tu peque y realízale preguntas sobre lo que está estudiando. Memorizar no es lo mismo que entender ¡y lo más importante es que comprenda lo que estudia (y lo recuerde también)!

7. Horario regular de estudio y descansos

¿Sabías que es necesario que tu hijo tome descansos regulares mientras estudia? Un vaso de leche puede ser suficiente para que se relaje y recobre fuerzas para seguir estudiando. Además, algunos estudios muestran que la rutina de estudio facilita el aprendizaje.

Recuerda que tu hijo necesita tu paciencia y tu ayuda para superar cualquier problemática de estudio que pueda presentársele.

Anuncios